Rocío, observando el futuro 2016-11-08T14:11:59+00:00

Project Description

Rocío, observando el futuro

Rocío es una joven de su tiempo, preocupada por el medio ambiente, que está empeñada innovar en el campo de las energías renovables, por eso, esta toledana nacida en Polán pretende sustituir las actuales placas solares de silicio por otro tipo de célula más barata, flexible y transparente. Está creando moléculas que recogerán la energía del sol y, en un futuro forrarán las ventanas de nuestros hogares, lugares de trabajo, edificios públicos…, proporcionándonos una energía limpia y al alcance de todos.

Y este trabajo lo desempeña en el Instituto de Nanociencia, Nanotecnología y de Materiales Moleculares (INAMOL) de la Universidad de Castilla-La Mancha, donde Rocío Domínguez se encuentra cursando un doctorado en nanociencia gracias a un contrato de investigación de la propia Universidad regional. A sus 27 años, sus motivaciones son la innovación y el desarrollo, pero como a cualquier chica de su edad le gusta el deporte, la música o salir con sus amigos. Por eso, cuando la Química le deja tiempo practica running y yoga y toca el clarinete.

Su consejo para quienes se están planteando entrar en la Universidad es muy claro, “que no lo piensen, es una experiencia de lo más gratificante. Obtenemos una formación a nivel europeo e internacional, viajas, conoces gente, en definitiva, aprendes”

Después de barajar distintas opciones Rocío se decidió a estudiar la Licenciatura en Ciencias Químicas “por el amplio espectro que abarca, está presente en todas partes”, y cursó los tres primeros años en el Campus de Toledo y los dos últimos cursos en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real. De aquella etapa de estudiante destaca la cercanía en las relaciones entre profesores y alumnos, la calidad de los científicos y de los grupos de investigación de la UCLM y la posibilidad que ofrece para cursar másteres interuniversitarios. Por eso, su consejo para quienes se están planteando entrar en la Universidad es muy claro, “que no lo piensen, es una experiencia de lo más gratificante. Obtenemos una formación a nivel europeo e internacional, viajas, conoces gente, en definitiva, aprendes”.

Una vez que termine su tesis, a Rocío le gustaría realizar una estancia posdoctoral en Estados Unidos y regresar a España, siempre y cuando tenga oportunidad, para poner al servicio de la sociedad todo su talento, pero es consciente de que no corren buenos tiempos para la ciencia y, desde su posición, reclama mayor inversión en investigación y más colaboración entre empresas y universidades. “Los científicos aportamos mucho a la sociedad, somos claves en su desarrollo y deberíamos estar mejor valorados, como ocurre en Europa o Estados Unidos”.

Protagonistas de la UCLM